Las palabras nacen, con suerte se expanden y, cuando dejan de ser útiles, mueren. Es el ciclo natural e inevitable de la lengua. Lo excepcional de las palabras que a continuación recuperamos es que, estando ya en su lecho de muerte, se hacen indispensables en el momento en el que uno descubre de su existencia. […]

Leer +